Gracias Tadeo!

Por suerte, Tadeo se acerc√≥ a Bratislava a “controlar” que toda estuviera en orden…